martes, 22 de enero de 2008

Obstinación


Cuando asfixia el silencio
por tanta soledad acostumbrada
y duermen los candiles
mutilando las huellas
del paso que no dimos

Cuando el cielo se quiebra
detrás de una mirada
pletórica de ansias
y se bañan con lágrimas
las letras de tu nombre

Desde mi obstinación
te invento nuevamente
en la orilla de un mar
impregnados de sales
dejando que nos manchen
las estrellas que otean
los amores primeros

Así sin más tormentas
que la de nuestros besos
me quedo en un suspiro
que recoge mi espera
hasta el próximo encuentro.

18 comentarios:

afrika-amanece dijo...

Espero que no dure mucho esa espera, ese supiro, que puedas dar los pasos que no diste, saluditos :-).

Dríada dijo...

¡Hola!

A mí también me gusta tu estilo. Me iré pasando por aquí.

¡Adiós!

@Patrulich dijo...

Hola, Néstor!
Con estos versos lograste que "el cielo se quiebre detrás de mi mirada"...
Gracias por las bellas metáforas!

Néstor Morris dijo...

Afrika
gracias por tu paso y aliento.
Un abrazo.

Néstor Morris dijo...

Gracias Driada por acercarte y dejar tu decir.

Saludos.

Néstor Morris dijo...

Patrulich
Gracias por compartir el decir de esos versos.

Un abrazo y hasta pronto.

Ana Marlen Guerra Encina © dijo...

Uyyyy
tu tema es la espera
que fuerte es ella
y cuántas obras han nacido gracias a sus efectos
me encantó tu blog...

voy a volver por más
y te pregunto:

¿cómo llegaste al mío?

saludos desde la Patagonia Chilena

Néstor Morris dijo...

Gracias Ana por dejar tu huella.

¿Cómo llegué a ti?
Buceando (vieja costumbre) en búsqueda de nuevos espacios donde refrescar mi vista y mi espíritu.

Un abrazo.

Gabriela Bustos . dijo...

fELICITACIONES POR TU ESPACIO Y POR DETENERTE A MIRAR UNA FLOR...

María Jesús Lamora dijo...

Accedo casualmente a tu blog desde un punto de España.
Enhorabuena

Néstor Morris dijo...

Gabriela, gracias por tu opinión y ojalá sigas atenta a esas cosas supuestamente pequeñas, como la flor.

Un abrazo.

Néstor Morris dijo...

María Jesús,
agradezco la suerte de encontrar tu paso y palabra.

Un abrazo desde Buenos Aires.

Sibyla dijo...

Para no seguir asfixiando el silencio.
Aquí hay una voz que te dice:
Precioso poema!

Saludos Néstor!:)

Néstor Morris dijo...

Sibyla

Agradecido el poema - y yo- por tu cmpañía.

Un abrazo.

©Claudia Isabel dijo...

Encantador este poema!!!
Me encantó leerlo.
Un abrazo

Néstor Morris dijo...

Un fuerte abrazo, Claudia y gracias por tu aliento.

Fran dijo...

Nestor: Me encantó este poema...La espera tiene sus contrastes, todo depende de qué y por qué se espera.
A veces la espera se viste de plateadas ilusiones y otras, de oscura tristeza.
Un beso, Fran.

Néstor Morris dijo...

A veces la espera se viste de plateadas ilusiones y otras, de oscura tristeza.


Seguramente, asi es, Fran.

Muchas gracias por tu aliento.

Cariños.