viernes, 4 de enero de 2008

A estas alturas

Ya no tengo la prisa que hubo otrora
gobernando la marcha de mi paso,
le dedico su tiempo a cada aurora
aun sabiendo que el resto luce escaso.


Aprender a vivir tiene demora
que dispone graduarnos al ocaso,
la experiencia funciona cual rectora
procurando evitar nuestro fracaso.

Hoy disfruto la dicha más modesta,
la que asoma al alcance de mi espera
y agradezco la suerte que me toca.

No me pongo a pensar si es mucha o poca,
aprovecho que está sobre mi acera
con mi afán en compás con su propuesta.

15 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

Magnifico este soneto que se adentra en las reflexiones del ser, un ser que ya comienza a no ser un desconocido.

Un abrazo

Trini dijo...

Un soneto precioso Néstor. Enhorabuena. Me parecen tan dificiles de escribir:(

Espero que sigas, por siempre, disfrutando de la dicha de vivir.

Un abrazo

Néstor Morris dijo...

Gracias Sandra por acercarte a estos versos.
Un abrazo, estimada amiga.

Néstor Morris dijo...

Trini, amiga...me alegra conocer tu opinión y agradezco el aliento de tu deseo.

Un abrazo.

Perdita dijo...

Muchas gracias por su comentario.
Saludos.

Perdita dijo...

Por cierto, unos poemas preciosos, realmente me han encantado.Magnificos.

Néstor Morris dijo...

Gracias Perdita por tu generoso parecer.

Un cordial saludo.

Agus dijo...

Interesante el orden de la rima en los tercetos: mantiene la tensión. Me gusta mucho tu estilo.

Néstor, no te conozco, pero por la calidad de tu poesía, te linkeo a mis favoritos. Pasate a verte.

Agustina.

Néstor Morris dijo...

Aguz, bien dices, no nos conocemos. Esta es la fortuna de las posibilidades que nos brinda Internet: conocernos, saber de otras expresiones, etc.
Fue un gusto pasar por tu espacio y lo es también el encontrarte acá.
Recibe mi cordial saludo.

V.Alegret dijo...

Me gustó a mi también su poesía, sobre todo este soneto que tiene un vuelo poético mágico y un lenguaje muy del alma,vale la pena escribir, sentir, vivir, amar, la poesía es ese singular traje que viste la palabra de elegancia, le aplaudo. Saludos.....Vivianne Alegret

Néstor Morris dijo...

Vivianne

Muchas gracias por tus palabras. Eres muy gentil.


Recibe mi abrazo desde una hermosa mañana en Buenos Aires.

Soledad Lorena dijo...

Hola Nestor
gracias por tu comentario que tuvo dos buenos resultados: visitar tu blog y disfrutar de tu poesía y corregir un error que había en ese poema.
¿Por qué será que aunque revisemos una y otra vez los textos, algún error se escapa?

Rescato
"Aprender a vivir tiene demora
que dispone graduarnos al ocaso,
la experiencia funciona cual rectora
procurando evitar nuestro fracaso."

Gracias

Néstor Morris dijo...

Soledad
Gracias por acercarte y dejar tu huella.

Equivocarnos ..? por suerte!

no crees? (señal de que "hacemos")

Un abrazo.

Soledad Lorena dijo...

Seguro que es mejor hacer y equivocarse que dejar todo sin hacer.
Si no dejamos huella, ¿para qué?

Gracias

Susana/Soledad Lorena

Néstor Morris dijo...

Tal cual, Soledad.