lunes, 15 de noviembre de 2010

Puentes


En ocasiones, uno
puede encontrarse absorto,
sin certezas, con miedo
de dar un nuevo paso,
como si el horizonte
fuera un campo minado
y mínimas las chances
de alcanzar cierto punto.

Las historias cercanas
son espejos, se astillan
al paso del recuerdo
y acobardan las ganas
de intentar ser actores
de una obra que espera
la ocasión de su estreno.

Y las horas se pasan
y con ellas la vida
y uno sigue aferrado
a la noria del riempo,
esperando un milagro
que rara vez ocurre,
en vez de procurar
un puente a lo posible.

7 comentarios:

Agus dijo...

En cierta forma creo que hemos escrito sobre lo mismo.
Pero, ¿cómo sabe uno lo posible y lo imposible? ¿Existe lo imposible?
Qué lindo pasar de nuevo por estos lugares.
Un beso.

Néstor Morris dijo...

Agus, ante todo qué gusto verte..! (esta vida que nos corre....ufff) ...luego...aunque suene utópico, yo soy un empedernido admirador de lo posible...el límite? la muerte...
Tantos imposibles se han vuelto realidad...
Un beso.

Daniel dijo...

Es tan cierto lo dicho
Uno siempre espera...
Algo que ya sabe
Que dificilmente pasará.

Un abrazo amigo.
Dani..

munekitarika dijo...

HI NESTOR:
pasaba x estos lares y es lindo palpar la SABIA de tus palabras!.
me encanto!. Bendiciones en tu vida.
DTBM
MUNE!.

Néstor Morris dijo...

Daniel...tantas sorpresas nos tiene preparadas nuetra vida....verdad?
Gracias, amigo, por tu siempre generoso paso.
Un abrazo

Néstor Morris dijo...

Mune, es un gustazo conocerte, saber de ti, encontrar tu parecer.
Gracias y ya pasaré por tu espacio.
Un abrazo.

Néstor Morris dijo...

...puentes